201810.10
0

Entrevista a los abogados José Joaquín Ugarte y Pablo Correa.

¿Cuál es la importancia de su participación en la mesa redonda sobre jurisprudencia en el ámbito de la construcción organizada por la SCHDC?

Aquí se forma un diálogo muy enriquecedor, hay una experiencia gigante que muchos de los que participan que además, se animan a compartir esa experiencia e inquietudes y creo que de eso nacen buenas ideas para implementar y mejorar el ambiente y el mercado. Es bien relevante cómo compartimos el tema de la jurisprudencia porque una cosa es la teoría y otra cómo en la realidad funcionan las cosas, tiene un gran valor agregado ver con los socios de la SCHDC cómo está la jurisprudencia en la práctica.

¿Qué aporte concreto entrega el conocer esta jurisprudencia?

Es muy importante saber con anterioridad cómo los tribunales piensan, y razonan y no cuando ya estés litigando. Tener presente estos criterios para levantar los contratos, para negociar, para estar sentado al lado del ingeniero el día que se produce el reclamo, creemos que ayuda mucho a solucionar las cosas. La mejor manera de resolver un problema es saber cómo se está resolviendo ese problema.

Hay que buscar los incentivos para llegar a acuerdos, si las partes no tienen estos incentivos no se producirá ningún acuerdo, nosotros creemos que conocer la jurisprudencia sí pone los incentivos claros porque así se de antemano cómo se falló eso y también se que no voy a perder el tiempo, y sabré cómo estar más propicio para llegar a un acuerdo.

¿Cómo conocer esto ayudaría directamente a nuestros socios en sus casos?

En nuestra experiencia muchos de los conflictos se producen porque una de las partes resulta asumiendo un riesgo que nunca imaginó que iba a terminar llevando a sus espaldas. Conocer lo que están diciendo los tribunales, que abogados e ingenieros asesoren a sus clientes o a sus empresas en estos temas, les permite prever riesgos, asumirlos e incluirlos dentro de sus ofertas.

En lo que hemos visto con nuestros clientes cuando los contratos son negociados con más conciencia de parte de todos los involucrados esas negociaciones son más fáciles porque ya se ha asumido el riesgo desde antes, lo que facilita que después pueda haber estas negociaciones y conversaciones más fructíferas y más flexibles.

¿Cómo ha sido el desafío de manejar un lenguaje menos técnico para que los socios que no son abogados, sino ingenieros, por ejemplo, puedan comprender la importancia de los casos analizados respecto a la jurisprudencia en construcción?

Los ingenieros están tan compenetrados en estos temas como los abogados. Los técnicos están más involucrados ya que están en el día a día de los proyectos y son los más interesados en que las cosas que ellos pactan y hacen funcionen y resulten. Es muy importante hacer equipo con los ingenieros.